martes, 24 de julio de 2012

“Ah… Pensamos hacerlo!”


¿Cuántas veces escuchamos a docentes decir que son constructivistas? ¿Cuántas veces vimos a esos mismos docentes dando aburridas clases expositivas (que para sentirse menos mal llaman exposiciones dialogadas) sin la menor intervención de l@s estudiantes?

 ¿Cuántas veces escuchamos a colegas decir que les importan los aprendizajes de sus estudiantes? ¿Cuántas veces vimos a esos mismos colegas responsabilizando exclusivamente a sus estudiantes por “su fracaso”?

 ¿Cuántas veces escuchamos a nuestros compañer@s de trabajo decir que son innovadores? ¿Cuántas veces vimos a esos mismos compañer@s de trabajo repetir año tras año la misma clase que tienen resumida en unas hojas que ya se ven amarillas o que utilizan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (bah, en realidad utilizan el potencialmente asesino “power-point”) para “hacer lo mismo de siempre” pero “mediado por tecnologías”?

 ¿Cuántas veces escuchamos a docentes de todos los niveles decir que los contenidos conceptuales no son “lo único importante”? ¿Cuántas veces vimos a esos mismos docentes de todos los niveles evaluar exclusivamente esos contenidos y no planificar una sola actividad en toda la cursada que tenga como objetivo trabajar contenidos actitudinales o procedimentales?

 Podríamos seguir todo el texto con estas preguntas pero preferimos hacerlo más divertido y ver “Los Simpsons”.

 Uno de mis capítulos favoritos de la serie estadounidense “Los Simpsons” es “Salvemos el cerebro de Lisa” (en inglés “They Saved Lisa’s Brain”, en referencia a la película “They Saved Hitler’s Brain”), conocido por la “participación” de Stephen Hawking. En ese capítulo, Lisa ingresa al selecto grupo “Mensa”, integrado por los habitantes de Springfield que poseen mayor coeficiente intelectual, como “el sujeto de las historietas”, el Profesor Frink o el Director Skinner. Por motivos que no vienen al caso, el grupo debe hacerse cargo del poder de la Ciudad ante la “renuncia/huida”, por los aires y desde la ventana de su despacho, del Alcalde Diamante (cualquier coincidencia con nuestra historia reciente es mera coincidencia). El capítulo, como la mayoría de los capítulos de la serie, tiene un sin fin de frases y diálogos interesantes que nos definen como sociedades, estereotipando por ejemplo a “las fuerzas policiales” en el ignorante e incapaz “Jefe Gorgory”; pero la idea de este texto es centrarnos puntualmente en un diálogo que, si bien no es central en ese episodio, me resulta revelador al respecto de los temas que tratamos de analizar en este Blog y a las preguntas que planteamos al inicio de esta entrada.

 Vemos el video (de 25 segundos de duración, sí sólo 25 segundos!) y la seguimos…
 
video
 
 La idea es centrarnos en la respuesta de Lisa cuando Kent Brockman se ríe y le dice “tendrás que disculpar a este viejo reportero si te dice que ya lo escuchó”. Lisa, con la frescura y la soltura de una niña de 8 años pero también con la convicción y la entereza intelectual que la caracterizan, le responde: “Ah… Pensamos hacerlo”. Esa respuesta sorprende y horroriza al periodista. Realmente van a hacerlo!

 Como Kent Brockman pide discuplas a Lisa, nosotr@s debemos disculpar a estudiantes, colegas y amig@s escépticos que ya escucharon (cientos de veces) a docentes “decir” que son constructivistas, “decir” que les importan los aprendizajes de sus estudiantes, “decir” que son innovadores. La diferencia sería HACERLO. Con la soltura y frescura de Lisa y con su convicción y entereza intelectual, tenemos que agregarlo algo fundamental a nuestro discurso (oral y escrito)… la acción!

2 comentarios:

  1. Muy interesante la verdad, sinceramente me llamo la atencion la entrada por el nombre de la entrada,pero lo que contenia me llamo mas la atencion,ese cambio de ir a "la accion" seria ideal,mas la realidad de cada docente varia y depende de la necesidad socioeconomica,hay muchos casos donde se aplica lo que usted explica y hay muchos casos donde tambien ocurre lo que usted explica pero ese docente(por mas que tenga la voluntad) es abatido por que trabaja todo el dia sin parar para poder mantener a su familia por que no le alcanza con un solo turno,donde no tiene tiempo,y no logra ocuparse totalmente de cada alumno en particular por mas que quiera,es mucha la diversidad de casos que puede haber,nada mas.Es mi opinion , sin ofender,pido disculpas si ofendi a alguien.
    PD: no entendi "el asesino powerpoint"

    ResponderEliminar
  2. Agus;
    Gracias por el aporte!
    Coincido con vos con que la "situación laboral" del docente condiciona sus prácticas pero (aún cuando ésta cambió muchísimo en la última década) estoy convencido de que esa no puede ser una excusa para no cumplir con la tarea docente de la mejor manera... La dimensión ético-política de la Educación demanda una responsabilidad que tiene que ver con el "cuidado del otro" (Foucault) y una pasión (o "amorosidad") para "acoger al otro" (Arendt) hospitalariamente que debe ser más fuerte que cualquier condicionamiento... Si no, hay muchos otros "trabajos" con salarios similares.La docencia no puede ser "un trabajo"...
    Al respecto escribí: http://asifuimosaprendiendo.blogspot.com.ar/2013/03/esclavos-del-trabajo.html
    Respecto al "power-point asesino" hay una "teoría" inglesa (http://es.slideshare.net/thecroaker/death-by-powerpoint) que dice que miles de personas "mueren" aburridas por powers llenos de texto, somníferos e inútiles, que sólo sirven para que docentes (mediocres) los lean de espaldas a un auditorio indefenso...
    Muchas gracias por tu opinión!!!
    Salu2!!!
    Pablo

    ResponderEliminar