martes, 13 de noviembre de 2018

Un compromiso a una promesa eterna y hermosa de amor, de oportunidad y de justicia. Microentrevista a Fabián Chazarreta *

Desde el año pasado el Blog incorporó la publicación de microentrevistas audiovisuales realizadas a docentes y a estudiantes, como insumos para la reflexión sobre nuestras prácticas y sobre los aprendizajes.
Las respuestas de docentes y estudiantes (sujetos directamente involucrados en las prácticas sobre las cuales nos proponemos reflexionar en este Blog) resultan fundamentales para profundizar el grado de análisis. Claro que podemos estar de acuerdo o no, claro que podemos disentir con determinadas apreciaciones y reconocer en las respuestas (y en las preguntas) posicionamientos pedagógicos e ideológicos compartidos o no pero de cualquier manera, los relatos en primera persona son siempre insumos de gran valor para construir y (re)pensar nuestros propios posicionamientos. En este caso es un placer publicar la entrevista que gentilmente respondió Fabián Chazarreta *.

Primera Parte:


Segunda Parte:




* Fabián Chazarreta (@faby_aleph) es una promesa de docente, lector de la fragilidad, de Borges y de momentos. Eterno estudiante. Hace cinco resurrecciones atrás era amigo de San Martín. Estudia Ciencias de la Educación. Es amante de los libros y los mares.

martes, 6 de noviembre de 2018

Innovación y pasión para generar un pensamiento crítico que ponga los conocimientos aprendidos al servicio de la construcción de una sociedad más igualitaria. (Entrevista a Camila Murray)



Al igual que en los años anteriores, este año seguiremos con la publicación de entrevistas realizadas a docentes y a estudiantes, como insumos para la reflexión sobre nuestras prácticas y sobre los aprendizajes. Las respuestas de docentes y estudiantes, sujetos directamente involucrados en las prácticas sobre las cuales nos proponemos reflexionar en este Blog resultan fundamentales para profundizar el grado de análisis. Claro que podemos estar de acuerdo o no, claro que podemos disentir con determinadas apreciaciones y reconocer en las respuestas (y en las preguntas) posicionamientos pedagógicos e ideológicos compartidos o no pero de cualquier manera, los relatos en primera persona son siempre insumos de gran valor para construir y (re)pensar nuestros propios posicionamientos. En este caso es un placer publicar la entrevista que gentilmente respondió Camila Murray *.

En sus primeras respuestas, Cami caracteriza al docente como un guía que, con su pasión y simpatía, contagia las ganas de aprender y se convierte en una puerta de entrada que invita al deseo por el conocimiento, respetando las características individuales y los intereses de cada estudiante.

  • Cami, ¿Qué es para vos “ser docente”?
  • Para mi ser docente, es ser esa persona que va a guiar en el estudio y el que ayuda a comprender ciertos temas de las diferentes materias teniendo en cuenta todas las dificultades e individualidades de los estudiantes.

  • ¿Qué características creés que debería tener un docente para ser mejor como facilitador de los aprendizajes de les estudiantes?
  • En mi experiencia, los docentes que lograron que yo pueda, mediante ellos, entender una materia y aprender de ella fueron los que me transmitieron pasión por lo que estaban haciendo y por lo que me estaban contando. Cuando escucho a una persona que cuando habla de un tema se le iluminan los ojos y transmite su pasión en las clases, se logra que a mí me agarre curiosidad y piense “¿qué es de todo esto lo que los hace sentir así? ¿qué es lo que ellos vieron en esta materia que les fue tan emocionante?”. Esa fue la característica principal, común, de todos los profesores que me facilitaron materias y, coincidentemente, fueron las materias que a mí también más me apasionaron, porque la mayoría de las veces, al terminar sus cursadas, podía encontrar la respuesta a las preguntas que me hacía y terminaban teniendo sentido, porque mediante ellos, yo pude encontrar los puntos que me podían apasionar e interesar a mí y eso me fue suficiente para incentivarme al estudio, a la lectura o a la investigación. También normalmente estos profesores, transmitían cierta simpatía, y la simpatía con la pasión, son dos características que llevan a mostrar a esa persona más accesible, para poder preguntar y para poder relacionarse.

A la hora de relatar los objetivos que se pone cuando comienza una cursada, Cami no arranca con el clásico “aprobarla” sino que prefiere que no sea aburrida y le confiere a les docentes una importancia central en este sentido. En la siguiente respuesta, Cami nos invita a innovar, a dejar de repetir fórmulas obsoletas que no dan ningún resultado y que desconocen el contexto en el que nuestres estudiantes aprenden.

  • ¿Cuáles son tus objetivos cuando comenzás una cursada?
  • Lo primero que espero hoy en día cuando empiezo a cursar una nueva materia es que no se me haga pesada o un bodrio. Varias veces que no la sienta así depende del docente que tenga enfrente porque si el docente no me la transmite como una carga, yo le puedo encontrar el gusto y le puedo encontrar el punto en el que me interese, para que me pueda servir y en qué la voy a poder usar a lo largo de la carrera o después de haberla terminado.

  • Si tuvieras que hacer una propuesta de cambio concreto que pudiera aumentar el compromiso, la motivación y la participación tuya y de tus compañeres, ¿qué propondrías y por qué?
  • Creo que lo principal sería innovar un poco, dejar de regirnos por los mismos métodos e ideas de hace doscientos años, donde no había el nivel tecnológico de hoy en día, donde los estudiantes no estaban bombardeados constantemente con información de todo tipo. Dejar de plantear al docente como la persona con la sabiduría superior con el acceso a información que sólo nos puede llegar a través de él/ella. Eso se pudo haber creído hasta hace 20 años, pero hoy en día es insostenible. Somos una generación que nos aburrimos rápido, que en el bolsillo tenemos acceso a mucha más información de la que puede tener cualquier docente y que no nos gusta que nos estén aleccionando constantemente como método de enseñanza. Yo propondría contenidos más dinámicos, actividades fuera de las dos, tres o cuatro horas con alguien diciéndote algo exactamente igual a cómo lo vas a leer después. Actividades que te ayuden a analizar los textos, que te ayuden a memorizar si es necesario, a relacionar los contenidos, etc.

Cerrando la entrevista, Cami nos recomienda una película y pone a la Educación en un lugar tranformador de la sociedad y, al mismo tiempo, como un moemento depreparación para un mundo que, respetando las individualidades y las diferencias, sea al mismo tiempo, un mundo para todes.

  • Si tuvieras que recomendarle a l@s docentes un libro, una canción, una película o algún video que considerás “relevante” para mejorar la práctica docente, ¿qué libro, canción o película nos recomendarías y por qué?
  • Recomendaría la película “Freedom Writers”, porque fue una de las primera películas que vi que me volaron la cabeza, toca muchas cosas que me llaman muchísimo la atención como: la segunda guerra mundial, el holocausto, Ana Frank, conciencia de clase y “raza”, mujeres protagonistas con ideales claros, el análisis y crítica a la educación actual y la desigualdad que atraviesa la misma, y cómo se logra plantear un modelo educativo más empático e igualitario.

  • ¿Cuáles son y cuáles “deberían ser”, en tu opinión, los objetivos de la Educación?
  • Los objetivos de la educación deberían ser prepararnos para las diferentes formas que podemos contribuir a la sociedad de la que formamos parte, ya sea desde un punto de vista laboral o intelectual. Debería darnos herramientas para generar un verdadero pensamiento crítico, que nos dé más preguntas que respuestas y que nos genere la curiosidad necesaria para que nos interese averiguar esas respuestas. Porque al fin y al cabo, a todos nos gusta educarnos, a todos nos gusta saber más de algo que nos interese, pero para eso nos lo tienen que presentar de una forma atractiva y con un fin, claramente también creo que tiene que haber todo un sostén socio-político que nos haga creer que algo de todo ese conocimiento tiene un fin y vamos a poder beneficiarnos a partir de él. Como también se tiene que reconocer que no todos los estudiantes tienen los mismos intereses, las mismas facilidades, por lo que debería haber una educación con planes e instituciones con distintas posibilidades de estudio, para que el fin no sea alimentar una sola de todas nuestras inteligencias. Y finalmente, que nuestra finalidad no sea responder a un sistema, si no contribuir al crecimiento colectivo y con la suficiente diversidad para generar una sociedad más rica y menos ignorante.

* Camila Murray (@camilamurray) es estudiante de Veterinaria en la Universidad de Buenos Aires y todavía no sabe bien en que se va a especializar. Aunque nació en Buenos Aires, pasó su adolescencia en Bariloche para luego volver a la capital a estudiar, por lo que siente necesario por lo menos dos veces al año volver a la tranquilidad y familiaridad del sur. Le gusta mucho viajar, leer, dibujar, escuchar música e irse de campamento con les amigues. Como también salir a tomar cerveza y/o bailar.

martes, 30 de octubre de 2018

Primer Congreso Internacional “Educación e Inclusión Desde el Sur”: Educar es incluir e incluir es inventar modelos pedagógicos (Segunda Parte)



Como les contamos la semana pasada, la palabra más repetida a lo largo del Primer Congreso Internacional “Educación e Inclusión Desde el Sur” no fue “aprendizajes”, ni fue “docente”, ni fue “docencia”, ni fue (aunque sorprenda) “Educación”. La palabra más repetida fue: “pedagogía”. Seguida por otras dos palabras con las que se la asoció mucho que fueron “inclusión” (o pedagogía inclusiva) e “invención” (o inventar pedagogía). Desde este humilde espacio, que pretende semanalmente invitar a la problematización (en este y en otros sentidos), nos alegramos de esto ya que consideramos, como dijo Orlando “Nano” Balbo en su presentación que “a la palabra pedagogía se la ha vaciado de contenido, se la ha hecho sinónimo de didáctica y se la ha vaciado de su poder transformador” y creemos que en la “invención” de modelos pedagógicos inclusivos es donde empieza a construirse una Educación democrática y “para todes”.


Dos ideas aparecieron, abordadas desde diferentes lugares, a lo largo de varias actividades, indicando que son cuestiones centrales del debate actual: la problematización sobre la práctica docente, seguida de una reflexión colectiva que construya saber pedagógico a partir de las experiencias docentes y la necesidad de inventar modelos pedagógicos inclusivos que, más allá de (o acompañando a) las decisiones macropolíticas, resignifiquen el hacer en la cotidianeidad de la experiencia educativa.

Ya en la conferencia inaugural “¿Qué Educación frente a los desafíos del presente?”, a cargo de Philippe Meirieu, el pedagogo francés nos invitó a pensar en la relación entre una Educación inclusiva y los grandes desafíos del mundo actual y con la frase “la Educación es siempre la misma y siempre diferente” nos recordó que “la Educación, si es que ha sido la misma, se inscribe siempre en contextos diferentes que requieren que la repensemos todo el tiempo”. En este sentido de problematización y metiéndose en uno de los ejes centrales de este Congreso, Meirieu agregó que “la historia de la Educación (como una apuesta casi sin sentido) es la historia de la inclusión”.


En la parte central de su presentación Meirieu profundizó en los tres desafíos requeridos para la trasmisión del “mundo común” y la emancipación de las nuevas generaciones:


  • La construcción de una escuela para todes.
  • La democratización del acceso a los saberes de la posmodernidad.
  • El desafío de la formación del ciudadane de una sociedad democrática.


Para lograr estos desafíos, nos propuso cuatro claves: hacer de la Escuela un espacio de desaceleración, un lugar dónde se aprenda la exigencia y se construya una relación exigente con el saber, un lugar de cooperación y un lugar que no haga que nuestres alumnes terminen de rapiñar el mundo sino que haga que sean ciudadanes que puedan compartir la cultura.

La problematización sobre la práctica docente, seguida de una reflexión colectiva que construya saber pedagógico a partir de las experiencias docentes comenzó a abordarse en la interesante conferencia de la siempre meticulosa y clara Flavia Teriggi, quien comenzó aclarando que el saber pedagógico se construye a partir de experiencias que pueden surgir de la macropolítica, que pueden ser “intermedias” (dónde lo “micro” aprovecha espacios que abre la macropolítica) pero que suelen surgir de docentes que detectan problemas o problematizan y generan conocimiento. Teriggi nos propuso pensar la producción pedagógica a partir de tres claves:


  • La forma escolar.
  • Las alteraciones o nuevos formatos.
  • La “experimentación” escolar.



En este sentido, Flavia Teriggi nos invitó a diferenciar dos cuestiones respecto a la producción de saber: la invención del hacer y la producción de saber pedagógico y remarcó que la “forma escolar” incluye una serie de reglas impersonales (un universo separado para la infancia, la importancia de las reglas en el aprendizaje, la organización racional del tiempo y la multiplicación y repetición de ejercicios) y posee un “modelo pedagógico por defecto” que enseña de manera graduada y simultánea como una cronología de aprendizajes unificados. En contraposición a esta “forma escolar” y adelantándose a la temática de la “invención al hacer”, propuso a las “formas alteradas” o los “nuevos formatos” que ponen en tensión “verdades” históricas que han entorpecido la implementación de pedagogías inclusivas. En esta línea Philippe Meirieu nos invitó a “emanciparnos de toda una serie de costumbres que nos impiden pensar otras maneras de hacer lo que hacemos”. En relación con estas “formas alteradas”, Teriggi aclaró que “el cambio organizacional no produce, necesariamente, un cambio en las prácticas. Puede ser un factor importante pero no lo hace por sí sólo. El cambio en la estructura organizacional debe acompañarse de enfoques didácticas potentes que produzcan dominios sobre el saber”. En la misma línea, Graciela Favilli, en la mesa de comunicaciones que le tocó comentar, indicó que “la inclusión requiere de políticas de Estado (como garante absoluto del derecho a la Educación) pero también requiere de micropolíticas de la práctica cotidiana en las que operan acciones concretas y pequeñas de inclusión o exclusión” y Alejandra Birgin hizo lo propio al agregar que “la invención de una trama, parte de las políticas públicas pero es tomada y construida por actores de la micropolítica” y, por eso, debemos “recuperar el espacio de nuestra posibilidad y pensar la política institucional como algo que nos condiciona pero no nos determina”.

En su conferencia, Orlando “Nano” Balbo nos invitó a pensar la cuestión del lenguaje, puntualizando que “cuando utilizamos el lenguaje del poder (incluso para oponernos a él), el poder construye hegemonía”, que “cuando adjetivás un sustantivo (como democracia “participativa” o escuela “inclusiva”) el sustantivo empieza a perder peso” y que a la palabra pedagogía se la ha vaciado de contenido, se la ha hecho sinónimo de didáctica y se la ha vaciado de de su poder transformador”. Terminando su exposición, el “Nano” nos interpeló con dos cuestiones bien interesantes: la primera cuando aseguró que “el primer obstáculo que tenemos para construir una Escuela pública y democrática somos nosotres mismes en tanto sujetos que perdemos la batalla por el lenguaje” y la segunda cuando nos recordó que generalmente no pensamos la pedagogía “a futuro” sino que la pensamos como un acumulado pero la pedagogía “está siendo” y “nada es más urgente hoy que reconciliarnos con la pedagogía y con el lenguaje pedagógico.

Tal vez la problemática más abordada en el Congreso fue la cuestión de la “inclusión”, de la “Escuela inclusiva”, de las “prácticas inclusivas” y, fundamentalmente, de la necesidad de inventar modelos pedagógicos inclusivos que, más allá de (o acompañando a) las decisiones macropolíticas, resignifiquen el hacer en la cotidianeidad de la experiencia educativa.

En este sentido, Philippe Meirieu fue muy claro al afirmar que “el principio de educabilidad de todes y la formación de la libertad de cada une no pueden sufrir ninguna excepción. Una única excepción lo arruinaría todo”. Se encargó de poner en duda el carácter inclusivo de escuelas que se dicen inclusivas (“una escuela supuestamente inclusiva que acoge a todes les niñes pero no atiende a cada une de elles es, en realidad, una escuela que no incluye y culpabiliza a quien parece no encontrar su lugar en ella”) y agregó que “una escuela inclusiva que no tenga una pedagogía inclusiva se condena a ocupar a les alumnes con actividades sin sentido dejando el trabajo de la individualización para el afuera de la escuela y se transforma, así, en una escuela que excluye”. 

Respecto a este tipo de “inclusión”, Carlos Skliar nos preguntó “¿de quién es el problema de la inclusión?” y, ante la preocupación por la preparación para esa tarea respondió que “no hay preparación posible porque el encuentro es con alguien que no sabemos qué va a provocar en nosotres”. Como agregó Gustavo Galli en el conversatorio de cierre (y citando a un Director de Escuela) “no se trata de estar preparade sino de estar disponible”.

La decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Graciela Morgade, pidió que su presentación dijera (más allá de caracterizarla como docente e investigadora) que era (es y será) una “militante de la Ley de Educación Sexual Integral” levantando, como en cada una de sus intervenciones, el aplauso y la ovación de les presentes, agregó que “toda Educación es sexual y, entonces, debemos preguntarnos ¿qué Educación sexual queremos, si una que trabaje para la sujeción o una que milite la emancipación?” y cerró su intervención en el conversatorio final recordándonos que “tenemos que hacernos cargo del enorme poder de transformación que tenemos les docentes para oponernos al capitalismo, al patriarcado y al colonialismo a través del pensamiento crítico”. Ese es el mismo poder que tenemos para hacer de la Educación una Educación verdaderamente democrática e inclusiva, ya que como dijo Daniel Korinfeld “otro de los nombres de educar es incluir y otro de los nombres de incluir es inventar dispositivos” aunque, como sugirió Carlos Skliar (quien alguna vez nos había invitado a “devolver a la Educación a la Patria de los afectos”) “la inclusión es un tipo de afecto que todavía no sabemos bien de qué se trata”.


Desde este Blog celebramos y celebraremos la reflexión sobre la práctica docente, sobre los aprendizajes, sobre la pedagogía y sobre la Educación y alentamos a les docentes de todos los niveles educativos a que participen de todos los espacios de vínculo y comunicación posible. Estamos convencides del valor de este tipo de encuentros en los que podemos compartir experiencias, ideas y reflexiones, y enriquecer nuestros pensamientos (y nuestras acciones) con los aportes de colegas y de especialistes de diferentes lugares y variadas trayectorias. Sin embargo, y como reflexión última pero no final (de este texto), estamos igual de convencides del valor que también tiene la reflexión de cada docente en su práctica diaria, de cada equipo docente y de cada institución, puertas adentro, que sin necesidad de viajar cientos de kilómetros ni de participar de eventos de estas características será la base para fundamentar los cambios que nos conduzcan a una Educación más inclusiva y democrática, a una práctica docente más innovadora que esté a la altura de los tiempos que nos tocan y a ser verdaderes facilitadores de aprendizajes cada vez más significativos en estudiantes cada vez más autónomes.

El congreso dejó en claro, como puntualizó en la conferencia inaugural Philippe Meirieu que “en este tiempo histórico y en este contexto, una escuela inclusiva y emancipadora es revolucionaria” y que “tenemos que inventar un modelo pedagógico nuevo para una educación realmente inclusiva. Todavía tenemos un largo camino por recorrer y mucho por reflexionar (y por inventar) ya que, como dijo Simón Rodriguez (citado en el cierre del evento por Gustavo Galli) “inventamos o erramos”.

martes, 23 de octubre de 2018

Primer Congreso Internacional “Educación e Inclusión Desde el Sur”: Educar es incluir e incluir es inventar modelos pedagógicos (Primera Parte)



Los días 18, 19 y 20 de Octubre se llevó a cabo en la ciudad de Río Grande, provincia de Tierra del Fuego, el Primer Congreso Internacional “Educación e Inclusión Desde el Sur”, organizado por la Secretaría de Promoción Social del Municipio de Río Grande, la Universidad Salesiana (UNISAL) y el Ministerio de Educación de la Nación, que lo declaró de interés nacional.

A priori la idea del Congreso, las actividades propuestas y la presentación de conferencistas de la talla de Philippe Meirieu, Carlos Skliar, Flavia Teriggi, Graciela Morgade, Isabelino Siede, Gabriel Brener, Graciela Favilli o Gustavo Galli (entre otres), nos permitían imaginar un escenario fértil para la (trans)formación individual y colectiva, sobre la que tanto insistimos desde este (intento de) espacio de comunicación.


 También nos entusiasmaban las propuestas del evento, “generar un espacio de producción de conocimiento pedagógico que recupere experiencias educativas escolares favoreciendo procesos de inclusión y enseñanza democráticas en las instituciones educativas” y “configurar un espacio de trabajo de recuperación y valorización de experiencias pedagógicas significativas que se animen a practicar caminos emancipatorios, donde el acto de educar reafirme la condición de sujetos de derechos, de protagonistas que se apropian de sus caminos y destinos, como un modo fascinante de defender nuestra soberanía pedagógica”, y las actividades del precongreso que se fueron realizando durante todo el año, como las presentaciones:

"La Democratización del Conocimiento", a cargo de la Dra. Patricia Sadovsky.
"De quién es el problema de la inclusión", a cargo de Sebastián Urquiza.
"La vida en común en las instituciones educativas: construyendo comunidad", a cargo del Mg. Daniel Korinfeld.
"La evaluación: desafío para la inclusión con calidad", a cargo de la Lic. Graciela Favilli.
Los docentes en la encrucijada: repensar la formación en tiempos de desorientaciones”, a cargo de Verónica Piovani.
Educación y tecnologías: los desafíos de los escenarios contemporáneos”, a cargo de la Dra. Mariana Maggio.
Una historia pedagógica de derechos”, a cargo del Prof. Alberto Sileoni.

El objetivo de esta entrada (en dos partes para que no sea tan larga) es contarles algunas ideas (por supuesto sesgadas y recortadas según nuestros intereses, nuestras trayectorias y nuestros posicionamientos) sobre las que se reflexionó en (por razones obvias) sólo algunas de las muchas actividades (conferencias, cine debate, conversatorio de cierre y múltiples mesas de comunicaciones orales) que, agrupadas en ejes organizadores, ocurrían simultáneamente en varios espacios de la Ciudad de Río Grande, como el gimnasio y el auditorio del Colegio Don Bosco, la Casa de la Cultura y el Museo Virginia Choquintel.

Lo primero es un necesario y merecido elogio a la organización del evento, a Gustavo Galli, Gabriel Brenerlos equipos de la Secretaría de Promoción Social y la Secretaría de Educación del municipio de Río Grande. Es muy complejo organizar un congreso de esta naturaleza, con más de 2500 inscriptes, con invitades nacionales e internacionales y todo (tiempos, espacios, momentos, actividades) salió perfectamente y tal como había sido planeado. Hasta el imprevisto de la imposibilidad de venir de un invitado internacional fue solucionado y sobrellevado con una idea (el conversatorio de cierre) que reforzó (y sostuvo desde la propia práctica) alguna de las cuestiones abordadas en el evento, como la invención de dispositivos en función de problemas reales que, coherentes con nuestros posicionamientos ideológicos, pedagógicos y políticos, acepten tomar riesgos y “alterar” (en el mejor sentido de la palabra) lo pensado.


 Respecto a las presentaciones de las mesas de comunicaciones orales (que ocuparon la tarde del segundo día), es tan importante valorar la valentía de les docentes que se animaron a presentar sus trabajos (y el esfuerzo que esto supuso) como reconocer en ellos la falta de (real) sistematización de las experiencias (y la consecuente falta de producción de saber pedagógico a partir de las mismas) y, lamentablemente, (y en no pocos casos) plantear también alguna duda sobre el valor de las propias experiencias relatadas y los supuestos que las subyacen. Eso sí, más allá de estas (constructivas) críticas es interesante destacar que el propio dispositivo (de trabajo previa, de lectura por parte de les especialistas, de preparación de las exposiciones y de comentarios luego de las ponencias) representó un claro ejemplo del “cómo” de una de las cuestiones que se plantearon en el congreso respecto a posibles (nuevas) maneras de vincular a les docentes y a les especialistes en la producción de saber pedagógico a partir de experiencias concretas de trabajo en las aulas.

También es interesante romper un poco con esa lógica de docentes que nos juntamos en Congresos de Educación a reflexionar sobre “lo mal que está la Educación” y sobre esa idea de la Educación eternamente “en crisis”. En la mayoría de los Congresos de las demás disciplinas se juntan para mostrar sus éxitos (y sus logros) y ni se les ocurriría presentar todas las experiencias que no resultaron como esperaban. Si bien tenemos nuestros reparos sobre el hecho de pensar en la Educación como la causa y la solución (vaya paradoja) de todos los problemas de la sociedad y a pesar de ver con buenos ojos nuestra “clásica autocrítica docente” (y la consecuente, transformación y mejora continua y constante), celebramos que en estos encuentros también nos hagamos lugar para reflexionar sobre los supuestos que subyacen nuestras prácticas docentes y para (a partir de experiencias reales) problematizarla, reivindicando aquello que la Educación sí puede hacer y de hecho, en muchos casos, hace.

Un párrafo aparte merece la película “Escuela Trashumante” (de Alejandro Vagnenkos), que disfrutamos en la noche del primer día, seguida de un momento de comentarios del director y de uno de sus protagonistas, Orlando “Nano” Balbo. La película vista en esa Ciudad, en ese contexto, luego de escuchar a Philippe Meirieu y con tantes docentes en el lugar, se resignificó y emocionó desde otro lugar (o, mejor dicho, desde un lugar Otro) y fue una linda y artística manera de empezar a poner en cuestión varios de los temas sobre los que se conversaría, luego en el congreso, como la inclusión, la diversidad, la pedagogía “alterada” y la “invención del hacer”, entre otros.

Ahora sí, empezamos a meternos con las reflexiones más interesantes o más “radiales”, en términos de haber sido abordadas en varios espacios desde diferentes lugares, indicando que son cuestiones centrales del debate actual. La palabra más repetida a lo largo del Primer Congreso Internacional “Educación e Inclusión Desde el Sur” no fue “aprendizajes”, ni fue “docente”, ni fue “docencia”, ni fue (aunque sorprenda) “Educación”. La palabra más repetida fue: “pedagogía”. Seguida por otras dos palabras con las que se la asoció mucho que fueron “inclusión” (o pedagogía inclusiva) e “invención” (o inventar pedagogía). Desde este humilde espacio, que pretende semanalmente invitar a la problematización (en este y en otros sentidos), nos alegramos de esto ya que consideramos, como dijo Orlando “Nano” Balbo en su presentación que “a la palabra pedagogía se la ha vaciado de contenido, se la ha hecho sinónimo de didáctica y se la ha vaciado de su poder transformador” y creemos que en la “invención” de modelos pedagógicos inclusivos es donde empieza a construirse una Educación democrática y “para todes”.

La idea es profundizar estas (y otras) cuestiones y contarles algunos ejemplos (y muchas citas textuales) de lo discutido en el evento pero para eso habrá que esperar a la entrega de la semana que viene porque esta reseña…

CONTINUARA…